ALOPECIA

3-alopecia

La alopecia se define básicamente como la pérdida de pelo. Existen diversos tipos de alopecia:

  • Efluvio telogénico: en esta alopecia el pelo se cae de raíz y es la típica alopecia que se produce en determinadas estaciones del año, después del parto, por estrés, fiebre, determinados medicamentos, anemia por falta de hierro o alteraciones del tiroides.

La caída del pelo suele presentarse entre 2 y 4 meses después del suceso desencadenante. Normalmente se suele recuperar de forma espontánea, volviendo a crecer de nuevo el pelo. Pero en ocasiones, esta caída de pelo se puede prolongar en el tiempo.

  • Alopecia areata: este tipo de alopecia está producida por una alteración en el sistema inmune, provocada a su vez por factores genéticos y ambientales que no son bien conocidos.

Se caracteriza por una pérdida de pelo que no deja cicatriz en forma de parches redondos u ovales. Suele aparecer de forma rápida y la forma más habitual de presentación es una o varias placas distribuidas por el cuero cabelludo o la zona de la barba. En ocasiones puede llegar a ser un cuadro más preocupante cuando la pérdida de pelo afecta a la totalidad o casi totalidad del cuero cabelludo e incluso a regiones con pelo fuera del cuero cabelludo (brazos, axilas, pubis).

Existen múltiples tratamientos para la alopecia areata, lo cual significa que no existe uno que sea realmente eficaz. El pronóstico de la enfermedad es difícil de predecir, ya que habitualmente el pelo se recupera de forma espontánea pero sin embargo, en ocasiones a pesar de muchos tratamientos no se logra el efecto deseado.

  • Alopecias cicatriciales: este tipo de alopecias se caracterizan por formar un cicatriz en la zona donde debería haber pelo por lo cual el pelo perdido por este tipo de alopecias no se vuelve a recuperar. Existen múltiples enfermedades que pueden provocar una alopecia de este tipo.
  • Alopecia androgénica: es sin duda el tipo más frecuente de pérdida de pelo en el ser humano. Esta pérdida de pelo es la típica que sufre de forma muy habitual el varón, provocada habitualmente por alteraciones relacionadas con las hormonas y con la genética. Es muy fácil de identificar ya que afecta de forma característica a la región frontoparietal y región del vértex del cuero cabelludo del varón. Esta alopecia puede comenzar desde los 18 años de edad, aproximadamente, y tiene peor pronóstico (más pérdida de pelo), cuanto antes comience a manifestarse.

En mujeres también puede haber alopecia androgénica, aunque suele ser algo diferente, ya que no provoca las típicas “entradas” del varón y suele aparecer, o bien en la pubertad, o bien alrededor de al menopausia.