relleno-facial

 

Los rellenos (también llamados comúnmente en inglés “fillers”), son sustancias orgánicas y sintéticas que se implantan realizando inyecciones intradérmicas, para corregir los efectos de la edad y dar volumen en determinadas zonas faciales.

Existe una gran variedad de productos, cada uno de ellos con unas características propias y una aplicabilidad que hay que conocer de manera precisa: algunos de ellos tienen más efecto voluminizador, otros más efecto tensor, etc.

El ácido hialurónico es el relleno más utilizado por sus características. Es el más fluido y que mejor queda estéticamente.

Se puede usar de dos tipos:

a)    Ácido hialurónico natural: para un efecto de hidratación o volumen. Así, se estimula el fibroblasto y la inyección se realiza a poca profundidad
b)    Ácido hialurónico reticulado: para un efecto tensor y de relleno. Así, permite corregir las arrugas y la falta de volumen, inyectándolo a mayor profundidad

Las principales indicaciones del relleno facial con ácido hialurónico son:

•    Relleno de surcos nasogenianos
•    Realce de los pómulos
•    Corrección de comisuras bocales
•    Relleno de arrugas verticales en el labio superior (llamado código de barras)
•    Perfilado y aumento de labios
•    Restauración del óvalo facial
•    Remodelación nasal
•    Relleno de arrugas profundas en cualquier localización
•    Rejuvenecimiento de la piel (efecto de hidratación)

La duración del efecto del relleno de ácido hialurónico es variable, pero en general suele ser de 8 a 10 meses.

Los efectos secundarios suelen ser mínimos como ligera inflamación en la zona de punción.

La manera más segura de realizarse un relleno facial es bajo la experiencia de un dermatólogo o médico estético y en una clínica con todas las normas de sanidad vigentes.

El Dr. Pedraz realiza los rellenos faciales personalmente, bajo las mejores condiciones sanitarias, siempre en una clínica u hospital y con ácido hialurónico.